VENTOSAS Y SANGRÍA.

Existen otros métodos en la Medicina Tradicional China como son la sangría o el tratamiento con ventosas utilizados para la depuración del organismo. La extracción sanguínea ha sido utilizada durante miles de años con buenos resultados, sin embargo, la medicina convencional actual rechaza su práctica. Existen estudios recientes que han demostrado la capacidad de estos tratamientos para mejorar la fluidez de la sangre y, gracias a ello, la microcirculación.

 

Según la situación o indicación se utilizan:

  • Sangría mayor
  • Sangría menor
  • Microsangría
  • Tratamiento con ventosas sangrientas
  • Tratamiento con ventosas no sangrientas

Sangría mayor

Este método puede ser utilizado en pacientes en «estado de exceso», los obesos, los hipertensos, los que presentan un aspecto de plétora.

En el caso de los enfermos de hemocromatosis, esta terapia, aplicada con regularidad, es la única forma de evitar problemas orgánicos.

El hematocrito, un valor para medir la concentración sanguínea, es un criterio importante a la hora de decidir una intervención de sangría mayor. En los casos de hematocrito superior al 44% en los hombres y al 40% en las mujeres puede ser llevada a cabo una sangría mayor.

Sangría menor

Este método, por el contrario, se utiliza sobre todo con pacientes en estado de debilidad. A través de su efecto de favorecer la curación espontánea, impulsa al organismo a movilizar energía y a activar el propio sistema de defensas. Sobre todo en enfermedades crónicas o en las de repetición de los trastornos, como por ejemplo en el caso de las jaquecas, pueden ser eliminadas las congestiones localizadas de sangre y fomentada la microcirculación de la zona afectada. Otros casos a tratar son los de varices, hemorroides e hipotensión.

Microsangría

Con esta forma de terapia se trata sobre todo la hemostasis local en zonas periféricas. Es frecuente encontrar en las extremidades venas congestionadas superficialmente, las llamadas ‘varices estrelladas’. Para la acupuntura estas venas visibles a lo largo de los meridianos significan un estancamiento de sangre y en casos de dolor se ejecuta una microsangría.

Tratamiento con ventosas

Con este tratamiento es posible aliviar localmente el dolor y, además, influir en la función de los órganos internos. Esta técnica puede ser utilizada como método depurativo para descongestionar el organismo o para estimularlo.

Distinguimos el método sangriento del que no lo es. El tratamiento sangriento con ventosas se parece a la microsangría, diferenciándose de éste en el hecho de que la incisión se realiza en determinadas zonas de la piel en lugar de en venas visibles de la superficie. Estas zonas se encuentran preferentemente en la espalda y se reconocen al tacto como endurecimientos dolorosos del tejido. Con frecuencia es posible eliminar de golpe dolores agudos de cabeza, hombros y cuello así como los de espalda.

El efecto del tratamiento sangriento con ventosas se debe a que:

  • mejora la microcirculación al eliminar congestiones sanguíneas y linfáticas locales,
  • reduce la tensión de las paredes vasculares,
  • realiza un drenaje de los edemas locales y de las sustancias que provocan el dolor en las zonas inflamadas
  • mejora el metabolismo de la zona afectada,
  • estimula notablemente los receptores de la piel con la consiguiente relajación de los músculos y reducción del dolor.

En el caso del tratamiento no sangriento con ventosas, se colocan las ventosas sin incisión previa sobre la zona afectada; no se produce entonces una extracción de sangre sino sólo una extravasación de glóbulos sanguíneos desde los vasos capilares intactos de la zona de tejido afectada.

Para mas información visítenos en..

CENTRO HOLISTICO DE ESTUDIOS INTEGRATIVOS.

ERICK PEREA ZAMUDIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *